miércoles, 5 de octubre de 2011

Volviéndonos

Había llovido y la luz de la calle se reflejaba
en el pavimento agujereado
me preguntaba cuánto hacia que no me sentaba
en el cordón.
Respiré la última bocanada de viento
y me dormí en la luna.

Yo no quería hablar
Ya lo habíamos dicho todo
en nuestra charla de silencios
Del medio día.
Basto que llegará la siesta
Para unirnos en un abrazo
que lo definiría todo,
al menos por hoy.

Nos queda la charla de la noche
Y dejar pasar los días,
Para lograr ser una versión mejorada
De nosotros mismos.

6 comentarios:

Clip dijo...

Que bien volver a leer tus adjetivos imposibles y poesía inventada.

Un beso grande !!

Ciclo Timia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Poeta Maldito dijo...

Me encantó como empieza pero siento que se fue erdiendo la intensidad, se desinfló como esa relación. Siento que al final le falta impacto, esto es mi honesta opinión.
Me gusta mucho las imágenes y sensaciones del principio.

Saludos.

José Alberto Socorro - Noray dijo...

Es cierto, a veces basta sólo un silencio para desarrollar todo el lenguaje y para sentirte en mi piel.


Un fuerte abrazo.

Roberto dijo...

y como siempre...haciendo soñar a los demás con tus palabras...

pintas una luna que me fascina...

gracias por tus palabras en mi rincón, ven!no dejes de venir!siempre la compañía que necesites...

un beso

AdR dijo...

¿Se puede ser una versión mejorada? Yo siempre lo había creido, pero nunca había encontrado la manera. Creo que el secreto está en esa siesta, tendré que hacerla con alguien...

Besos