martes, 7 de agosto de 2012

Encuentros

Entre ventana y ventana corre el olor a café,
 Squirrel Nut Zippers y todas mis palabras
rebotando entre pared y pared.

El gris brotó en el exterior,
las ventanas bailan.

Si la azucarera tuviera  nuestra noche
colapsaría mi taza.

Tostadas untadas de lluvia
tu sonrisa, mi risa
y un taxi que llama.

6 comentarios:

ALMAGRISS dijo...

Hola Charlotte, qué gusto volver a pasarme por aquí.
Me encanta tu entrada, aunque es tan triste...

Roberto Esmoris Lara dijo...

sublimes y breve momentos, como todo lo intenso.
Gracias por seguir escribiendo mis paredes, amigadelalma

Alimontero dijo...

Cuánto tiempo Charlotte!! siempre fue muy grato leerte, y luego de un tiempo, sigue oliendo tu espacio a buenos poemas!

un gran abrazo!

Ali

Vagamundo dijo...

El gris también es un color, y con matices. Hay que secarse ojos y manos, desvivir las casas con tabiques tan espesos.

PD. "manejé" lo del "calor que hace florecer ciertos carteles...", aunque se me fue por las ramas... Ahora seguimos.

Evelyna Callegari dijo...

Hola Charlote!!! Qué bueno que seguis escribiendo, hacía tiempo que no pasaba por tus zapatos. Saludos

Roberto Esmoris Lara dijo...

Canción para una chica con tacos

se fue del café
cargó su cartera de strass
y olvidó su perfume en el aire
hubo un suicidio de saxos
Stan Getz decidió no tocar Corcovado
la siguió hasta la calle
hasta el fin de la noche
hasta el fin de la vida
(Astrud, que lo amaba,
pidió unos tragos de olvido en las rocas)
las botellas del bar tiritaban de pena
el silencio no supo que hacer
y siguió en su silencio

nada volvió a ser igual
diez parroquianos borrosos
más atrás, en la barra,
guardaron sus ojos vacíos
en la última escena

(abrazoinfinito, Ch)