martes, 4 de septiembre de 2012

Canción para una chica con tacos



Se fue del café
cargó su cartera de strass
y olvidó su perfume en el aire
hubo un suicidio de saxos
Stan Getz decidió no tocar Corcovado 
la siguió hasta la calle
hasta el fin de la noche 
hasta el fin de la vida
(Astrud, que lo amaba,
pidió unos tragos de olvido en las rocas)
las botellas del bar tiritaban de pena
el silencio no supo que hacer
y siguió en su silencio

nada volvió a ser igual
diez parroquianos borrosos
más atrás, en la barra,
guardaron sus ojos vacíos 
en la última escena


De: Quenoseademasiadotarde.blogspot.com 

2 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

Te avisé, hermanita, el Malevo está fulo con la piba que se fue (y ni te cuento Astrud)
No sabés qué lindo es leerte, Ch del alma!
Gracias

Anónimo dijo...

no sabes qué lindo es leerte! Charlotte