lunes, 3 de diciembre de 2012

Rey


Ahora pienso en vos, aunque esté trabajando pienso en vos, en la temperatura de tus orejas y en  cuando salimos a la plaza a correr, porque con vos no se puede hacer otra cosa, enseguida tomas carrera y me llevas. Hace un rato vinieron Carina y Melisa, me contaban que tenían sus hijos enfermos y que el domingo salieron a pasear, que no sé por qué una no le hace entrar los hijos a la otra, que ya habló con el portero, con el vice y el director y nada. Hablamos de sus maridos, de cómo un día Daniel me fue a rescatar de un remis mal logrado, que me abandono en una calle que no era, en el sur de la ciudad y de cómo estaban ahorrando para el cumple de Mica. En fin,  otro año más en vano, las nenas no podían entrar a La Rosario.  Y pensaba en tus verrugas y en cómo te sacaste las vendas, en tu cara apoyada  en mis piernas y en lo feliz que me haces. Hablamos de los regalos que les hicieron, el sol entraba en el reloj de Melisa, no se podía ver la hora, Carina le hacia chistes mientras sus hijas se le enredaban, llenas de lunares las flamenqueritas, me decían algo del estado de Pablo en facebook , se reían tanto que Carina se atragantó. Yo quería volver a casa para verte a vos, que te quedes un rato en mi falda, para convencerte que no te duele tanto, que ya se va a terminar todo esto.  

4 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Hola

RECOMENZAR dijo...

me gusta mucho tu blog
Si soy argemtina

Roberto Esmoris Lara dijo...

A veces pienso en una Rosario con sonido ambiente en su peatonal florida, su río caluroso y su adusto monumento a la bandera Hasta que te leo y descubro sus voces Este texto es una maravilla, un recorte "en crudo" de eso que se habla y se pierde en el espacio No lo recoge la lógica mediática y es nota central del telediario del alma sencilla de "la gente"
Es tan importante que sigas escribiendo, Ch, tan importante el overvoice en un país que pocos saben escuchar y pocos saben rescatar como vos sabés hacerlo.
Un abrazo enorme, amiga del alma Muchas gracias

charlotte dijo...

Abrazo infinito compañero del alma. Gracias, gracias. Sos tan necesario.