viernes, 18 de abril de 2008

Licuado de rosas y bombones

Las sombras nos han tragado.
A mi vista ningún hombro, no hay descanso.
El soberbio mar hiela mis rodillas.
Los puertos solo están en postales, colgados en mi heladera.
Una chorrera de situaciones se disparan,
Se instalan, y crecen…
Se abren las represas, arrasando con todo
Incluso con tus lágrimas.
Ya Nadie puede hacer nada,
Los cuervos se han comido mi mano,
La que, ensangrentada, te sostenía.
El frío va más allá de los cuerpos.
No hay detalles,
Sigo bañándome en rosa.

No siento un pie, se ha dormido.
Mañana será una pierna,
Luego el brazo derecho, el izquierdo,
La otra pierna y su pie,
más tarde la cabeza…
Pero eso será mañana, hoy tengo q escribir.

3 comentarios:

el mundo de popozzy dijo...

licuado de emociones I like

Claudion dijo...

dormir.... en rosa
escribi dormida!

Juan José dijo...

Cuando tus miembros te regalan sus esponjosos calambres dormidos,
despiertan tus sentidos
se revela el super-yo.
Te atrapa, te sacude,
te deja hecha ciscos.
Vuelves en ti tiritando.
No hay nadie. Espasmos.